Como muchas de las mejores cosas de la vida, esta empezó con una coincidencia. Ese breve momento en el que un anuncio puede cambiar para siempre la vida de una persona.

Desiree Milly , una emprendedora , “echada pa´ lante” como decimos coloquialmente y nacida en la tierra de la Virgen de La Chinita,  formo parte hace 5 años   del staff de proveedores de Tienda Charrasca con su marca de zapatos hechos en Maracaibo llamada Milli París. Por una serie de inconvenientes tuvo que poner en pausa su producción y mudarse de regreso a su ciudad natal.  A mediados del 2016, por casualidad,  vio una publicación a través del Instagram de Charrasca que anunciaba que a partir de ese momento se abría la posibilidad de adquirir una franquicia, idea que le pareció fantástica a Desiree , quien en ese momento estaba en busca de alternativas de inversión. Ser dueña junto a su hermano de una franquicia llamada “Susy Cookies”, le dio el conocimiento necesario y el impulso para aventurarse con este nuevo proyecto, que desde el inicio prometía grandes cambios positivos.

Así fue como Desiree se puso en contacto directamente con Marty y Gaby, directoras de Charrasca,  y, como fruto  de esa conversación, el 24 de junio del 2017 abrió sus puertas Charrasca Maracaibo. Definitivamente, estar frente a esta tienda le ha brindado a Desiree la oportunidad perfecta para que pueda explotar todo su talento y amor por la moda, brindándole a las maracuchas la posibilidad de  convertirse en charrasqueras. Para Charrasca es un privilegio que Desiree haya sido la fundadora de la primera franquicia. Su honestidad, responsabilidad, optimismo y  ganas de hacer las cosas bien por nuestro país la hacen el vivo ejemplo de una verdadera Chica Charrasca.